Tarjetas de crédito Vs préstamos online

Cuando necesitamos dinero de una manera ágil por regla general acudimos a las tarjetas de crédito. Para la mayor parte de los usuarios es una manera fácil de conseguir dinero y no tienen muy mala fama, tarjetas de creditopero cuando hablamos de préstamos a través de internet siempre lo asociamos con algo negativo y mal visto.

Pero esta imagen que tenemos asociada a estos productos de crédito muchas veces se aleja mucho de la realidad. Ni las tarjetas son tan buenas ni los préstamos online son tan malos.

Desde luego que podemos encontrar por internet créditos personales con condiciones abusivas, pero en general depende de las cantidades y los plazos. Los préstamos online a muy corto plazo de pequeñas cantidades, los famosos mini créditos, en muchas ocasiones tienen costes altos en TAE, pero no siempre es así, basta con echar un vistazo al listado de créditos sin intereses que podemos encontrar. Son operaciones a corto que cubren necesidades puntuales sin intereses ni comisiones, es decir el solicitante devuelve exactamente la misma cantidad de dinero que ha pedido prestada.

En este sentido para una operación a corto plazo y de poco dinero (300 o 400 euros) es más rentable uno de estos créditos que usar la tarjeta.

En operaciones en que la cantidad de dinero que necesitamos es superior, y por tanto el plazo es más largo (a partir de 12 meses) también ganan los préstamos personales online frente a las tarjetas de crédito.

Aunque debemos leer el contrato de nuestra tarjeta, por regla general el tipo de interés que aplican suele rondar el 2 % mensual que equivale aproximadamente a un 25% TAE anual. En cambio un préstamo online podemos conseguirlo alrededor de un 10% TAE, en algunas entidades algo más pero nunca llegaría al 25% que cobran las tarjetas.

En demasiadas ocasiones no somos conscientes del coste financiero de las tarjetas, ya que en la información nos explican que cada mes pagaremos el 2% del saldo dispuesto hasta cancelar el crédito, pero no solemos leer el tipo que aplican.

Al tipo de las tarjetas hay que sumar las fuertes comisiones que cobran al disponer de dinero en efectivo, si retiramos saldo contra el crédito de la tarjeta nos pueden cobrar un 3% o 4% al instante simplemente por retirar el dinero al lo que habrá que sumarle unos intereses anuales de alrededor de un 25% TAE.

Nuestra recomendación antes de “tirar de tarjeta” es leer las condiciones de la misma y después informarse de los diferentes tipos de préstamos online que existen y sus costes. Perdiendo 10 minutos en esto podemos ahorrar mucho dinero en financiación, ya que el no pensar y actuar inconscientemente al final cuesta mucho dinero, bastante más de lo que podemos suponer.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *