TAE – Tasa Anual Equivalente, ¿qué es el TAE?

En cualquier operación de préstamo, uno de los datos importantes a tener en cuenta es la TAE. Estas siglas, que hacen referencia al tipo de interés que pagaremos por nuestros créditos e hipotecas, significan “Tasa Anual Equivalente” e incluye además del tipo de interés nominal las comisiones y gastos asociados a la operación de crédito o depósito.

TAE

Desde el año 1990 el Banco de España obliga a incluir la TAE en cualquier operación bancaria, esto es debido a que en ocasiones los bancos “ocultaban” información sobre el coste de las operaciones y ocurría que una hipoteca con un interés del 5% TIN podría ser más cara que otra al 6% ya que no detallaban los costes (comisiones de apertura y otras).

El TAE unifica criterios y permite comparar de manera real productos bancarios similares sin trampa ni cartón.

Otra bondad de es que independientemente del plazo unifica en tipo de interés anual cualquier operación. Es habitual que un banco nos diga que nos cobra por el saldo dispuesto en una tarjeta de crédito un 2% mensual. A simple vista parece poco interés pero en términos TAE veremos en la letra pequeña que la tasa real es de alrededor de un 25% anual, por eso gracias a este dato podemos tener información real sobre las condiciones de esa tarjeta.

¿Qué incluye la TAE?

En el caso de préstamos e hipotecas, que es lo que nos interesa, además del tipo de interés incluye las comisiones de apertura y cancelación anticipada. Aunque normalmente la comisión de apertura se paga de una vez a la firma del contrato es posible pactar pagarla dentro del propio crédito para pagarla a lo largo de la vida del préstamo.

Lo que no incluye la TAE

Asociados a los contratos de préstamo, especialmente hipotecas, hay una serie de gastos que no se incluyen en esta tasa y por tanto hay que tener en cuenta ya que se desembolsan por adelantado y pueden marcar la diferencia entre elegir una hipoteca u otra. Los principales gastos no incluidos en el TAE son:

  • Gastos de tasación de la vivienda (en caso de hipotecas)
  • Minutas de notaría
  • Costes de gestoría
  • Seguros vinculados, hay una serie de seguros obligatorios. Para saber mas: seguros hipotecas.
  • Impuestos

En definitiva cuando vayamos a un banco lo que debemos mirar de la letra pequeña es el dato TAE, ya que como hemos dicho en el ejemplo de la tarjeta de crédito el tipo de interés por sí sólo puede ser engañoso, Además el TAE incluye las comisiones que el banco nos cobra por la operación.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *